El dilema de la elección

school-choice-hq
La vida se fundamenta en elecciones. Elige un bachillerato, elige una carrera. Elige un trabajo y el alquiler más barato. Elige la ciudad donde podrías vivir, elige un deseo de cumpleaños. Esto último, cumplir años, me ha dado la certeza de que todas las elecciones que he hecho en mi vida me han llevado a donde estoy ahora. En parte es un alivio; en parte es un comienzo. 
 
Me explicaré mejor. Mi actitud ante la vida ha sido siempre de constante cambio, como una veleta. He soñado ser millares de cosas, pero ninguna a la vez. He leído lo que ha caído en mis manos y he intentado aprender todo lo que he podido de las personas que me he ido encontrando. Todo ello ha conformado mi forma de entender la vida: aprende todo lo que puedas en el tiempo que tengas. Aprende para entender, entiende para aceptar y acepta para respetar. 
 
Sin embargo, mi elección de estudios no me ha dado toda la felicidad que pudiese esperar. He aprendido cosas, pero no me he desarrollado ni me he sentido realizada, y eso lo he podido comprobar en mis experiencias laborales. He fallado en LA elección de vida, o eso pensaba. 
 
¿Y ahora qué? Tras el tropezón inicial, llega el momento de lamerse las heridas y analizar la situación. Entonces, me doy cuenta de un privilegio que tengo: el privilegio, dentro de unos límites, de poder elegir. He podido elegir lo que estudiar y he podido optar a cursar un máster en estudios de género que me ha apasionado. Tengo la opción de elegir millares de cosas más, por ello ahora elijo dar el paso de comenzar a actuar.  Actuar para que las personas que no pueden elegir, comiencen a hacerlo. Trabajar para luchar contra las injusticias basadas en el sentimiento de superioridad de una parte de la población sobre la otra, contra las consecuencias negativas de la economía capitalista de beneficio máximo y privado, contra un sistema explotador y expoliador. 
 
Puede parecer idealista, pero como ya dije soy una soñadora. El viento de mis elecciones me ha marcado un camino y me ha llevado a dgtl fundraising, y estoy muy ilusionada de decir que estoy preparada para dar el primer paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *