Seis características de un buen asunto de correo electrónico

no-subjectLa competencia por la atención en la bandeja de entrada de tus suscriptores es brutal. Para que te hagas una idea, cada ONG envía una media de 49 correos electrónicos a sus suscriptores cada año, casi uno por semana (datos de M+R referidos al año 2015 en Estados Unidos). En España, aunque el volumen de envío en las ONGs no es tan elevado (de hecho, uno de los consejos que más damos últimamente es “tienes que enviar más correos”), igualmente tienes que competir con decenas de marcas, promociones, correos personales, etc.

Por eso debes asegurarte de que los títulos de tus correos destacan sobre el resto y así conseguir que tus suscriptores los abren primero. Para ello, asegúrate de que tus subject lines son:

  • Mobile-ready: existe una máxima en el mundo del email marketing según la cual los asuntos de correo cortos generan más aperturas que los largos. Debes saber que esta creencia es falsa y ha sido desmentida por varios estudios como este de Return Path.

    Lo que sí es cierto es que, cada vez más, el email se consulta a través del móvil. Esto implica que, si quieres que tus suscriptores puedan leer el título del correo al completo, deberás ser breve. No más de 6-7 palabras y 40 caracteres como máximo es nuestra recomendación para garantizar que el título de tu correo se lee en todos los dispositivos.

    Si por algún motivo te ves obligado a superar dicha longitud, asegúrate de que la información más importante para tus suscriptores está al comienzo del título.

  • Descriptivos: los buenos títulos de correo son aquellos que, de algún modo, describen el contenido de dicho correo. Por descriptivo no queremos decir aburrido y puramente informativo, sino que el título debe dar alguna pista o indicación más o menos explícita de lo que el suscriptor verá al abrir el correo para no defraudar sus expectativas.

    Lo peor que puede pasar es que tus suscriptores abran un correo pensando que se encontrarán una cosa y que se encuentren otra bien distinta: si el contenido del correo traiciona las expectativas creadas por el título, lo pagarás con una mayor tasa de unsubscribe o, peor aún, de denuncias de abuso por spam.

  • Vistosos: para que tus correos destaquen entre las decenas de emails que todos recibimos cada día, tienes que añadir algún elemento que le aporte vistosidad. Puedes optar por incluir emojis (ojo, no abuses de este recurso); el nombre del suscriptor a través de tokens personalizables; o, sin pasarte, algún signo de puntuación poco habitual.

    Otra opción es enviar tus correos a horas poco habituales, para no competir en la bandeja de entrada con otras newsletters. Experimenta para ver qué hora te funciona mejor, averigua a qué hora suele enviar correos tu competencia, etc.

  • Personalizados: la opción más sencilla aquí consiste en incluir el nombre del suscriptor en el asunto del correo, pero hay muchas otras formas de aportar un toque personal, como incluir referencias geográficas o temáticas, hacer referencia al sexo del suscriptor, a donaciones o acciones pasadas, etc. La clave es que tengan la sensación de que les estás hablando directamente a ellos, de que los conoces.

  • Relevantes: la relevancia tiene mucho que ver con la personalización, pero también con la segmentación. Si segmentas bien tu base de datos y empleas palabras que estimulen a cada uno de los segmentos por separado, tus open rates mejorarán. Imagina que entre tus suscriptores hay algunos especialmente interesados en ayudar a los refugiados. En tal caso, asegúrate de incluir la palabra “refugiado” en el asunto del correo.

    En ocasiones, la relevancia puede venir dada por factores externos, como la actualidad nacional e internacional. Una catástrofe humanitaria, por ejemplo, convierte en relevante cualquier email que envíes a tus suscriptores para ayudar a las víctimas de dicha catástrofe.

    Por último, la relevancia también depende de la relación con tus suscriptores. Si mimas tu base de datos y te aseguras de enviarles contenido interesante y personalizado de forma constante, éstos te identificarán como un remitente relevante y tendrás más probabilidades de que tus correos sean abiertos.

  • Originales: en lo que a asuntos de correos electrónicos se refiere es mejor ser breve, descriptivo y relevante que excesivamente inventivo y extravagante. Aún así, si eres capaz de encontrar un estilo propio, reconocible y diferenciado, tus suscriptores te reservarán un espacio en su bandeja de entrada… y en su corazón.

Un consejo: no te olvides de testar tus asuntos de correo electrónico antes de cada envío. Y si esos tests contradicen todo lo que te hemos contado en este post, olvida nuestros consejos y haz caso a los tests : )

Si quieres leer consejos adicionales acerca de los asuntos de tus correos, te recomendamos el blog de Hubspot y el paper The Art and Science of Subject Lines elaborado por Return Path.

Una idea en “Seis características de un buen asunto de correo electrónico

  1. Pingback:dgtl fundraising, en el Congreso de Fundraising | dgtl fundraising

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *