Y si… ¿y si sale bien?

caroline-hall-fdq0otv6e6c-unsplash

Gran parte de las cuestiones que siempre me he preguntado a mi misma empiezan por un: “y si…”, como si pudiéramos ser motores del cambio de nuestro pasado. Preguntarse cómo hubiera sido el camino habiendo elegido otros pasos y moviendo otras fichas a veces resulta inevitable.Y aunque generalmente esta pregunta suele enfocarse con una perspectiva negativa, ¿no crees que a la vez esta incertidumbre también conlleva una belleza escondida?

Nunca podremos saber cómo hubiera sido todo si hubiéramos tomado otras direcciones en nuestra vida, ¿y qué más da? Total,  eso no está en nuestras manos. Lo que podemos hacer es seguir remando hacia nuevos caminos, elegir nuevos pasos y mover otras fichas de esta maravillosa partida llamada vida. Podemos pensar que, si empezamos algo nuevo, algo distinto, puede funcionar y tener un impacto positivo en nuestra vida.

A veces necesitamos salir un poco de nuestra zona de confort y empezar a descubrir quiénes somos realmente, qué nos motiva, qué queremos conseguir y sobre todo que nos produce felicidad. En mi caso, dejando de parte el baile que siempre ha sido un soplo de aire fresco en mi vida, nunca he tenido una vocación muy marcada. Sin embargo, decidí estudiar Ciencias Empresariales – Management, especializándome en la rama del Marketing, un ámbito que me gusta mucho ya que se combina la creatividad, la psicología y el análisis.

Desde entonces he estado trabajando en este sector para distintas empresas y proyectos. Aún así, había en muchas ocasiones que la desmotivación me invadía ya que sentía que quería redirigir mis intereses hacía otra dirección donde sentirme realmente cómoda, feliz y realizada. Entonces me pregunté: ¿y si combino mi especialización (marketing digital) con lo que realmente me hace feliz (las causas sociales)? 

Y es aquí dónde dgtl fundraising entró en mi vida, brindándome la oportunidad para darle sentido y un valor especial a todos los proyectos que llevo a cabo. Además de mudarme a Madrid, una ciudad maravillosa.

Y aquí estoy, tras preguntarme: ¿y si… sale bien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *